jueves, 22 de octubre de 2009

La Música Contada® cumple diez años

LA MÚSICA CONTADA ABRE EN MÁLAGA SU X TEMPORADA
Un discofórum en concierto de Cathy Claret en la sala Gades de Málaga inicia este sábado 24 de octubre (20 horas) la décima entrega de un ciclo singular por el que ya han pasado más de 150 invitados y al que han asistido más de 100.000 personas

Cumplimos diez años. Lo celebramos con una temporada llena de invitados, discoforums, conciertos contados y acciones paralelas que culminarán en junio con una exposición de celebración de lo mucho vivido durante el ciclo y una fiesta sorpresa. Hemos estrenado nueva web -perdonadnos las torpezas tecnológicas del principio- en www.musicacontada.com- donde podréis encontrar acceso a canales de facebook, youtube, flickr y un blog de LMC para compartir, comentar y recordar lo vivido y por vivir aín en estos diez años de existencia. Haremos sesiones especiales fuera de programa. Ya os iréis enterando. Y seguimos sumando ciudades a nuestra actividad. A Málaga, Sevilla y Granada, que disfrutan de este ciclo desde hace cuatro años gracias al auspicio de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, se une ahora, a partir del 5 de noviembre y de la mano de la UCO, la fabulosa Córdoba a la que Lorca llamaba lejana y sola y aahora está tan a tiro de AVE. Y Madrid se unirá próximamente al racimo de dciudades que acogen este formato. Hemos encargado un cartel precioso para la temporada a Max, uno de los mejores ilustradores y autores de cómic de nuestro país, Premio Nacional de Cómic 2007. Y hemos seguido batiendo números. El año pasado, nuestra ocupación de espectadores alcanzó en el 93%. Y ya son más de 100.000 asistentes a nuestras sesiones a lo largo de estos diez años. Seguimos siendo gratuitos en los discoforums y baratísimos en los conciertos contados (5 euros). Seguimos siendo El Pez Doble. Seguimos estando ahí.

Y para estar con nosotros desde el principio te invitamos a que vengas este sábado 24 de octubre a las 20 horas a la Sala Gades de Málaga. Asistirás a un concierto contado de Cathy Claret, la francesa flamenca que primero mezcló chanson con compás de bulerías, la mujer de enorme ángel que compuso temas para Raimundo Amador, entre ellos el famosísimo Bolleré. Nos contará su vida interpretando canciones acompañada de dos guitarras. Como siempre, queremos traerte la música y sus historias entrelazadas de la boca de sus protagonistas. Feliz cumpleaños también a ti. Estás hecho de música e historias. Como todos nosotros.




Diez años de La Música Contada®
Los seres humanos somos una especie capacitada para desarrollar estructuras y códigos comunicativos y expresivos de manera incesante e inagotable. No sólo somos capaces de hablar y escribir. De pintar y multiplicar. De bailar o hacer natación sincronizada. Sino que podemos generar, primero de manera intuitiva, más adelante siendo conscientes de los procesos que realizamos, leyes, normas, estilos, modelos, excepciones y modas en torno a cualquier sistema de comunicación que hayamos inventado. Y de todos los sistemas expresivos y comunicativos es quizás la música el más fascinante de todos porque es capaz de provocar tanto en el que la ejecuta como en el que la percibe como oyente toda una batería infinita de emociones y estados mentales que van más allá del lenguaje. De cualquier lenguaje. Más allá de los pájaros, somos la especie musical por excelencia: el Homo Cantariensis. No sólo oímos, sino que sentimos la música. Y aunque los científicos, sobre todo los neurocientíficos, se lleven ocupando de manera relativamente reciente del fenómeno musical, excepción hecha de nombres como el psiquiatra Anthony Storr o el neurólogo Oliver Sacks –lean por favor su último ensayo, Musicofilia– la humanidad lleva milenios estructurando, ordenando y provocando sus emociones y recuerdos a través de la música.
Eso es lo que, entre otras cosas, llevamos haciendo desde hace diez años en La Música Contada®, un ciclo que ideé con la voluntad de celebrar y provocar la capacidad que las canciones –el verbo hecho carne de la esencia musical – tienen de despertar nuestra memoria y generar relatos muy emotivos en personas relacionadas con la música. Alguien cuenta su biografía a través de canciones. Así de simple. Alguien cuenta historias a través de (algunas de) las canciones que le han construido. Las canciones cuentan historias en sí mismas. Avec le temps, de Leo Ferré cuenta y poetiza sobre cómo el tiempo transforma todo hasta dejarlo irreconocible. Like a rolling stone de Bob Dylan ilustra lo fácil que es pasar de ser una princesa llena de privilegios a una simple vagabunda, un simple canto rodado.
Pero también guardan las canciones historias tras de sí: ya sabemos todos que Yesterday se le ocurrió a McCartney mientras dormía y que luego pensó que ya debía estar escrita al tocarla por vez primera en su piano de alcoba. Y algunos saben que Gloomy Sunday, originalmente una canción escrita en 1933 por el pianista húngaro Rezső Seress, tiene la fama apócrifa de ser capaz de provocar suicidios en quienes las escuchan. Sí, cada canción guarda una historia, cuenta otra y provoca cientos. Como objetos artísticos que son, me interesan tanto esas historias que esconden como me apasiona saber que Caravaggio se autorretrató en su David y Goliat en la cabeza decapitada del gigante. Esos pequeños secretos son la esencia misma del misterio de la creación humana.
Pero lo que La Música Contada® realza y celebra de manera única y especial es la capacidad que la música y las canciones tienen de generar historias personales, excepcionales y anónimas, que buscan ser compartidas con los otros. Fue y sigue siendo mi pequeña voluntad que este ciclo, que nació hace ya diez años, y por donde han pasado más de 150 invitados para más de 165 sesiones, pudiera encontrar un hueco entre las programaciones de ocio y cultura de las agendas. Y que lo hiciera respetando, por un lado, la máxima de Horacio del enseñar deleitando, y, por otro, permitiendo un formato sencillo y mutante donde artista y público no estuvieran separados por muros de metacrilato, como el que señalaba Kiko Veneno que alejaba a los antiguos amantes en su canción Te echo de menos.
A lo largo de estos diez años de ciclo –que comenzó de manera modesta en el Museo Municipal de Málaga, en octubre de 2000, con un discofórum del maestro de radiofonistas y periodistas musicales Diego Manrique (al que asistieron 67 personas) y que ha llegado a reunir a más de mil personas a la vez para escuchar a Joaquín Sabina contar por qué José Alfredo Jiménez o Ricardo Goyeneche son algunos de sus compositores favoritos– hemos visto desfilar por LMC a muchísimos autores, cantantes o músicos. A personajes de la creación, la comunicación o el pensamiento. Españoles, extranjeros u oriundos. A actores y periodistas. A directores de cine y a artistas plásticos. A escritores, deportistas y directores de orquesta. Hemos sabido qué canción escuchaba Ariel Rot la primera vez que se enamoró o qué hits guardaban en su ipod algunos soldados norteamericanos durante la guerra de Irak en relato del periodista Jon Sistiaga. Hemos visto al durísimo Javier Corcobado cantar por Sinatra o Raphael y al etéreo Amancio Prada tirar al público de la risa contando viejas historias de Chicho Sánchez Ferlosio. Hemos visto a un chavalín de nueve años preguntarle a Robert Freeman si se inspiró en las portadas de los discos de jazz para hacer las primeras portadas de los discos de Los Beatles. Y a señoras octogenarias sonreír mientras el actor Guillermo Toledo hacía atronar la sala con temas de AC/DC. Porque en LMC el público es tan importante como los invitados. Es un invitado más.
Hace diez años el sabio periodista Carlos Tena, entonces compañero en la productora El Pez Doble y en esta aventura de contar canciones, definió a LMC como "un striptease musical". Kiko Veneno calificó su participación como "una sesión de psicoterapia ejemplar donde me pagan por poner las canciones que más me gustan delante de un público que te adora". El periodista Iñaki Gabilondo dijo en público y desde las ondas que LMC era "una de las cosas más bonitas que ha hecho en su vida".
Cumplir diez años intentando bordear las lógicas de la masa y proponiendo el disfrute artístico, intelectual y emocional sin ir de pedantes o chabacanos no es fácil. Es de justicia reconocer que si en estos últimos años la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, a través de sus teatros (Central, Cánovas, Gades y Alhambra) no hubiese asumido el patronazgo del ciclo tal vez éste no hubiese podido hacer la década que ahora celebra. Las productoras y creadores independientes necesitan a las instituciones para asentarse, de igual manera que éstas necesitan de las ideas e iniciativas privadas para no oficializarse en exceso. En momentos de crisis unos y otros –productoras, creadores, patrones y público– nos necesitamos más que nunca para seguir creando y comunicando en libertad. Este año celebramos una década y aún me cuesta creerlo. Para ello seguiremos invitando a personajes que tienen cosas que contar y haciendo nuestro trabajo de la mejor manera que sabemos. Cerraremos el curso con una exposición de lo que han significado estos diez años de LMC e introduciremos nuevas secciones en cada convocatoria: intensificaremos la presencia del público que podrá participar haciendo sus propias músicas contadas; crearemos encuentros de personajes afines, aumentaremos los peculiares y únicos conciertos contados e introduciremos micro-reportajes sobre grandes canciones de la historia durante las sesiones del ciclo.
Sumaremos a nuestras ciudades conquistadas –Málaga, Sevilla y Granada– nuevos enclaves, como Madrid o Córdoba y refundaremos nuestra web para permitir al público acceder a los mejores momentos del ciclo.
Este año hemos invitado a músicos y bandas como Christina Rosenvinge, Jota y Florent (Los Planetas), Cathy Claret, El Hombre Delgado, Loquillo, Niños Mutantes, Cooper, Miqui Puig, al actor y líder de La Excepción El Langui, a bailaores como AntonioCanales, a cineastas como Isabel Coixet e Isaki Lacuesta, al humorista y actor Joaquín Reyes, uno de los líderes de Muchachada nui y La Hora Chanante, a caricaturistas convertidos en cantautores como nuestro queridísimo Ángel Idígoras unidos de forma ocasional a cantautores convertidos en humoristas como el admirable Javier Batanero; a veteranos radiofonistas como Julio Ruiz, el hombre de Disco Grande de Radio 3, a fotógrafos de como Miguel Trillo, dibujantes de cómics como el gran Max (autor del cartel conmemorativo de esta temporada), a cantantes-cabareteras como Vinilla Von Bismarck o a discográficas independientes como Subterfuge Records, de la mano de su director, Carlos Galán. Si alguno, al final no puede venir este año por causa de las agendas, vendrá el siguiente.
Habrá discofórums y conciertos contados. Habrá, como siempre, historias y emociones compartidas bajo la convicción de que cada vez es más necesaria la reivindicación de la música popular en el ámbito educativo. Que Bob Dylan o Camarón deben estudiarse en colegios y universidades y que, ahora más que nunca, es imprescindible un espacio donde se pueda hablar, cantar, contar, como en una plaza antigua, historias y canciones. Y sacar lo mejor de nosotros mismos, animales musicales, seres contadores, reunidos como una antigua tribu.
Diez años después, casi 100.000 espectadores después, LMC sigue viva. En este tiempo hay gente que nos visitó que ya no existe. Yo, simplemente, quiero acordarme de quien no recuerdo, evocando otra vez, diez años mediante, aquella primera canción de la que tengo memoria, cantada por mi paisana Marisol, Corazón contento. Cuando mi madre, que hoy ya no está, me la cantaba de niño sin saber qué estaba haciendo. Más de cuarenta años después, éste es su legado: un espacio para cantar historias y contar canciones. Un espacio de todos.

Héctor Márquez
Director La Música Contada®


Cathy Claret

(Sábado, 24 de octubre, 20 horas. Sala Gades de Málaga. C/ Cerrojo. En el conservatorio de Danza. 5 euros).

Nacida en Nimes (Francia), pasó su adolescencia con una familia gitana que le influyó, sin lugar a dudas, en su manera de deambular por la vida, y en su música, un compendio de géneros, una fusión "con fundamento" que ha seducido a la crítica: "La mezcla revive al flamenco para las nuevas generaciones. Tras profetas como Björk o Howie B, que apostaron por su fusión con la música electrónica, hoy la renovación se llama Cathy Claret. Tiene duende flamenco y raíces del más allá" (palabras de Mercedes Fadrique en Calle 20). Su encanto naif y calé le ha procurado una enorme popularidad en su país, pero también en Japón e Inglaterra (donde sus canciones han tenido gran éxito).
Su talento como compositora ha sido utilizado en varias ocasiones por prestigiosos músicos españoles. Cathy compuso "Bolleré" para su amigo y colaborador Raimundo Amador (quién más tarde grabaría la popular oda al papel de fumar nada menos que con B.B. King)… Su condición de multiinstrumentista y compositora autodidacta le ha llevado a colaborar con flamencos de la talla de Sorderita, Pata Negra y Rafael Amador. La Música Contada abre la temporada en Málaga con una artista cuya condición de hispano francesa y gitana la convierte en toda una referencia artística y personal, tanto para su etnia de adopción como para los flamencos y, en general, los amantes de la mezcolanza de lenguajes y culturas.
Esta gitanilla canastera (que hace chanson, pop, bossa nova, guitarras flamencas, blues, juega con los sonidos) regresa ahora con "Gypsy Flower" (su nuevo disco, editado por Subterfuge/Universal) el "más salvaje, con un sonido más crudo que los anteriores", según ella misma atestigua. Tras los exitosos "La Chica del Viento" (Subterfuge, 2000), o "Sussurrando" (Subterfuge, 2003), Cathy Claret hace acopio de toda su inspiración y locura para demostrar que la magia del flamenco permite "casarlo" con casi todo: pop, electrónica, rumba, reggae… En LMC, "La Chica del Viento" hará acopio de canciones especiales para ella (tanto propias como ajenas). Cathy tiene mucho que contar.




Cuéntanos tu música

Participa en La Música Contada

La Música Contada es un ciclo que siempre ha promovido la participación del personal. La interactividad se produce siempre en todas las sesiones, pues cada invitado se pone a tiro de piedra en este sentido. Pero en esta edición, como estamos de cumpleaños, retomaremos una vieja costumbre del ciclo: la de invitar a algún miembro del público a hacer su "música contada". Así, antes de cada sesión, realizaremos un mailing para saber quienes estarían dispuestos a contar su música encima de un escenario, en una microsección que no durará más de 10 minutos y en la que la persona que lo desee podrá pinchar un par de canciones representativas de su biografía musical y contarnos sobre ellas. Estas pequeñas "músicas contadas" tendrán lugar entre la sesión propiamente dicha del invitado, y el debate con el público. Escríbenos a través de nuestra web (www.musicacontada.com) en la sección Cuenta tu música y mándanos tu propuesta, o bien mandando un mail a info@elpezdoble.com o hectormarquez@elpezdoble.com. ¿Qué ganarás? Bueno, compartir con los demás un poco de tu memoria musical, superar el miedo escénico y venirte luego de la sesión a cenar con nosotros y el invitado. ¿Te parece poco? También puedes, simplemente, dejar constancia en la web de tus historias y canciones favoritas. Ese material irá colgándose en el blog de La Música Contada para que siga siendo, como siempre, una cosa de todos.


_______________________________________________________________________________________________________________________



Calendario (1er trimestre Temporada 2009/2010)


Cathy Claret. Discofórum en concierto
Málaga, Sala Gades (24 de octubre de 2009, 20 horas. 5 euros)

Jota y Florent (Los Planetas). Discofórum en concierto
Sevilla, Teatro Central (30 de octubre de 2009, 21 horas. 10 euros)

Julio Ruiz (Radio 3, "Disco Grande"). Discofórum
Granada, Teatro Alhambra (11 de noviembre de 2009, 20 horas. Entrada libre)

Cooper. Discofórum en concierto
Málaga, Teatro Cánovas (14 de noviembre de 2009, 21 horas. 5 euros)
Ángel Idígoras y Javier Batanero.
"Cancionero secreto de un humorista & Humorismo oculto de un cantautor"
Málaga, Sala Gades (5 de diciembre de 2009, 20 horas. 5 euros)

El Langui. Discofórum
Granada, Teatro Alhambra (10 de diciembre de 2009, 20 horas. Entrada libre)

Niños Mutantes. Discofórum en concierto
Granada, Teatro Alhambra (19 de diciembre de 2009, 21 horas. 5 euros)
Discofórum: entrada GRATUITA hasta completar el aforo. La Música Contada en concierto: 5 euros



La Música Contada® es marca registrada por Héctor Márquez para El Pez Doble S.L.
En Málaga, Granada y Sevilla es una producción de El Pez Doble S.L. bajo el auspicio de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.


Espacios de La Música Contada


Teatro Cánovas

Plaza de El Ejido 5, 29013 (Málaga)

Información y atención al público. 951 30 89 02
Horario de Taquilla

De lunes a viernes: de 10 a 14 horas, y de 17 a 20 horas

Sábados, domingos, festivos y días de actuación: 2 horas antes del inicio del espectáculo.




Sala Gades

C/ Cerrojo (junto Iglesia Santo Domingo)

29007 (Málaga)

Información y atención al público. 951 30 89 02


Teatro Alhambra

C/ Molinos 56, 18009 (Granada)

Información y atención al público. 958 02 80 00





Teatro Central

C/ José de Gálvez s/n, Isla de la Cartuja

41092 (Sevilla)
Información y atención al público. 955 03 72 00







Equipo LMC (dirección y colaboradores)



Dirección, producción y coordinación. Héctor Márquez

Prensa y medios, ayudante de producción. Isabel Guerrero

Cartel. Max

Textos programa. Isabel Guerrero y Héctor Márquez

Maquetación programa. Carmen López

Sintonía original y control técnico. Conde

Grabación sesiones y fotografía. Eliezer Godoy y Nacho Gabrielli

Animación. Agustín Pelín

Web. La Madre de los Beatles

Imprenta. Imprenta Montes

Selección invitados. Héctor Márquez



El Pez Doble S.L.

Plaza de la Merced 10, 1º B

Tel. 615 25 85 43 - 607 45 89 43 - 952 60 80 88




Organiza y produce: El Pez Doble SL. Auspicia: Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Teatro Central de Sevilla, Teatro Cánovas y Sala Gades de Málaga, Teatro Alhambra de Granada. Con la colaboración en Málaga de Hotel La Chancla y Gestaurantes.



www.musicacontada.com


lunes, 14 de septiembre de 2009

JAR RIP

(http://eljabalirisueno.blogspot.com/2008/07/cartas-magic-juan-antonio-ramrez.html)


Acabo de levantarme y entrar en algunos de los blogs a los que me suscribo para ver las actualizaciones. Uno de ellos es el del amigo, dibujante, crítico, profesor y sabio Pepo Pérez, Es muy de cómic (ver la lista adyacente de afines, queridos y decsubiertos). Y ahí acabo de enterarme de la muerte, hace dos días, de Juan Antonio Ramírez, el catedrático de Historia del Arte de la Autónoma de Madrid; nacido en Málaga, fue uno de los mejores historiadores, ensayistas y divulgadores del arte popular y contemporáneo que la lengua española ha dado; un tipo de una inmteligencia creativa y una curiosidad intelectual inagotables; un magnífico escritor; un agitador cultural de primera magnitud -los años 80 en Málaga, fueron algo culturalmente hablando, en gran parte, gracias a su magisterio directo e indirecto- y gran generosidad; un gran tipo; un buen maestro; uno de los fundamentales.






Acabo de dejar, impactado, un comentario en el blog de Pepo que ahora amplío: "Me he quedado de piedra... Conocí personalmente a Juan Antonio durante mis años trabajados en el Colegio de Arquitectos como jefe de prensa y miembro del equipo de la comisión de Cultura. Lo conocía antes de haber sido profesor de un amigo fundamental del Instituto, del grupo de teatro, Antonio Olveira, del que fue su profesor en la facultad. JAR aparecía allí donde me interesaba con algo relacionado con el arte popular. JAR me enseñó a mirar la arquitectura. Era un profesor fantástico, de ésos que te hubiera gustado tener para no haber tenido que abandonar la facultad; un intelectual riguroso, que siempre tenían un enfoque original, un artista y pionero en su terreno, capaz de mezclar cultura popular y cultura de élite con el rigor de quien sabe perfectamente lo que está diciendo; un magnífico comunicador y un escritor y agitador cultural de primer nivel. Aparte de sus libros setenteros sobre cómic o sobre cine -sin desmerecer, Gubern estuvo siempre muy por debajo suyo-, de monografías de culto como Arquitecturas y sueños, ensayos sobre arquitectura y Utopía, Cine y arquitectura, y, claro, la de Marcel Duchamp en Siruela; su miniestudio sobre Picasso para Alianza; el Corpus solus, también en Siruela; aquella joya hecha en el Colegio de Arquitectos Málaga con el diseñador y artista plástico Diego Santos y el fotógrafo Carlos Canal, que ahora andaban actualizando, El estilo del relax; su maravilloso Tratado de latoflexia y latología donde enseñaba a hacer figuras y animalitos con tijeras y latas; su monografía sobre Cómo escribir de arte y arquitectura; su Historia del Arte para Alianza; su tono de voz, su sentido del humor e ironía, su conversación; su capacidad de generar y aglutinar en torno a sí a gente inquieta, joven, curiosa, crítica y con ganas de aprender. Era un conciudadano del que sentirte orgulloso. Me he enterado por ti ahora mismo, Pepo, y me ha dado mucha pena. Yo andaba masticando un proyecto de promoción y divulgación del patrimonio de Málaga donde quería que se integrara. Las veces que solicité su ayuda o su opinión para el diario El País cuando allí estuve trabajando, siempre fue diligente, amable, incisivo y preciso. Fue de estas personas de las que te gusta divulgar su trabajo porque siempre aporta algo desde el punto de vista creativo, intelectual y pedagógico... Aunque tenga el blog medio abandonado creo que tendré que escribir algo. Qué mierda, tío...".



(http://www.elpais.com/articulo/cultura/J/Ramirez/traza/mapa/cuerpo/arte/contemporaneo/elpepicul/20030625elpepicul_4/Tes)



Era un hombre moderno, hijo de las vanguardias y de la agitación cultural de los 60 y 70. Dotado de una enorme inteligencia creativa y asociativa, supo encontrar su posición de faro móvil, de vigía del puerto en la posmodernidad y nunca me pareció entregado al mercadeo del poder. No era un pedante ni uno de esos tipos que se eleva para que los demás admiren su pedestal. Siempre estaba trabajando, comunicándose, inventando, asociándose, agitando y animando a otros a hacerlo. Era ese hombre que podía servir de modelo para muchas cosas y que, a pesar de su brillantez, sólo podía causar envidia en los zoquetes, pusilánimes y débiles de espíritu. Siempre tuvo discípulos. Pero no los explotaba ni se aprovechaba de ellos como les sucede a tantos cátedros infames. Tengo en el blog un reportaje que publiqué en El País donde conté con sus opiniones para fundamentar la cagada surrealista que hicimos en Málaga cuando se presentó como cartel de la Semana Santa un antiguo dibujo de Picasso (http://lagrimasdeandroide.blogspot.com/2008/02/picasso-de-pasin.html). Se rió mucho cuando le conté aquello y lo vio publicado. Y aquí he encontrado en un disco duro alguna de las últimas cosas que escribí sobre él. Tenía un par de entrevistas que no encuentro. Ésta es una reseña en el Babelia, raíz de la exposición de sus trabajos/esculturillas en lata en la sala Moreno Villa de Málaga y la publicación de un manual suyo sobre el arte de la latoflexia:




"Arte/Ensayo. Tratado Breve de Latoflexia y Latología. Juan Antonio Ramírez. Area de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, 2000. 98 páginas. 1500 pesetas.
El catedrático de Historia del Arte Juan Antonio Ramírez ha reunido un zoológico privado de dinosaurios, arañas, medusas, elefantes, centaurillos, camiones, gorrinos, erizos, rinocerontes, pinceles humanoides, aves y hombrecillos realizados con latas desechadas, que recientemente ha expuesto por primera vez. Esta habilidad convierte los cánones del origami japonés en una carnal invitación a la creatividad ajena, al enseñar en este catálogo-tratado cómo hacer uno sus propios juguetes con dibujos guiados por el propio autor. A medio camino entre la artesanía y el divertimento, la conciencia del valor cívico del reciclaje y la reflexión sobre el papel del juguete en las vanguardias históricas y el concepto de autoría, el autor del fantástico ensayo sobre Marcel Duchamp que hace siete años publicó Siruela, añade a este delicioso libro útil un impagable decálogo que reflejan las ideas sobre arte y creación de este original profesor. H.M."



Ahí lo veo, seduciendo aún a alumnas y alumnos con su inteligencia y enorme encanto personal. Si se van muriendo los mejores tan pronto qué mierda nos va a quedar a los demás para cuando no sepamos qué hacer. Es una verdadera lástima para los que aún seguimos respirando. A ver si mi ciudad sabe estar a la altura por una vez. Se impone un homenaje de verdad, sin payasadas políticas.
PD: Me envía Pepo este enlace donde su sobrina cuenta de primera mano lo que pasó: http://www.nuriaoliver.com/JuanAntonioRamirez.html. Aneurisma coronario. Fue el 11-S. Nueve años después de las torres. Me dice que, mientras entraba en el quirófano en el hospital para una operación a vida o muerte, de donde no salió con vida, se dedicó durante dos horas a dictarle a su mujer las cosas que habría que hacer en caso de nunca saliera vivo de allí. Cada rato que pasa me siento peor y me parece más grande su pérdida. Larga vida en la memoria de los que te conocieron y en los que tengan que descubrir aún tus ideas a través de tus libros. Grande Juan Antonio. Qué putada más grande.

viernes, 28 de agosto de 2009

Volver y comprobar

"¿Qué quiere un concursante de Gran Hermano? No quiere tener más valor, sino más precio. Quiere que le paguen por ser quien es y que le reconozcan por la calle por ser lo que es, y no por lo que hace. El signo de los tiempos."

Hoy, en El País, Enric González rematando su artículo diario. Sustituyan GH por cualquier persona en esta sociedad de mercado.

(Por cierto, Portugal tremendo).

sábado, 27 de junio de 2009

Los príncipes Nubios, de Juan Bonilla (apuntes para una teoría de la salvación)



Una vez más -y ya van tres- mi amigo Miguel Ángel Oeste se me cuela en el blog para colgar una reseña sobre un libro. Es el turno de nuestro admirado Juan Bonilla y de su libro "Los príncipes nubios". Adelante (eso sí, como te vea reseñando a Antonio Gala en plan babitas de terciopelo, aquí no me pones un pie más, ¿eh?).

Apuntes para una teoría de la salvación



Bonilla, cuando era joven Dorian Gray

UNO. Empezar por el principio, por el origen de todas las cosas, por lo que asevera el narrador de esta fascinante novela que son muchas novelas: “Supongo que estaremos de acuerdo en que lo fundamental de una historia, de cualquier historia, es lo que empuja a alguien a narrarla: eso es más importante que la sustancia de la propia narración.” Eso y, como comenta el narrador de Risa en la oscuridad, “el interés y el placer de narrarla.” Luego hay muchas más cosas. No puede ser de otro modo. Pero el principio de la búsqueda que comenzó mucho pero que mucho antes es la primera frase: “Me dedicaba a salvar vidas”.

DOS. Yo me salvo. Tú te salvas. Él se salva… y así seguiría la conjugación en uno de los hipotéticos mundos normales, y en este que quieren hacernos creer que es el único real. Pero no. Mienten. Existen otros hipotéticos mundos normales y reales, como el que retrata Juan Bonilla en Los príncipes nubios, donde funciona el Yo te salvo, entonces Yo me salvo o Yo pienso que me salvo si te salvo, porque salvarse no es tan sencillo, sino más bien complicado.

TRES. Moisés Froissard Calderón, La Florida 15, tercero B, campeón de la imbecilidad, actor frustrado, cazador de hombres y mujeres para convertirlos en máquinas sexuales, entrevistador imaginario sobre sí mismo, poseedor de picores en los testículos cuando se acuesta, corredor con transeúntes que desconocen que compiten en una carrera imaginaria, lector de Stephen King…, y por encima de cualquiera de éstas: perdido, solo, incapaz de sentir deseo, amor, vida. Éste es el protagonista-narrador de Los príncipes nubios.

CUATRO. Así, de lo que trata esta espléndida novela -que es como montarse en un Fórmula 1- es de lo que trata toda existencia: encontrar ese consabido, manido, misterioso lugar en el mundo y, a la vez, vencer los miedos que nos conducen a su antojo. Encontrar y encontrarse a uno mismo y a los seres queridos y, después de eso, volar, sin ayuda, barajando nuevas ópticas y perspectivas, en las que el miedo sigue ahí, pero no le dejamos que nos dirija, no le dejamos el papel protagonista.

Bonilla, en estos tiempos ya encanecidos. El que tuvo, retuvo, hay que admitirlo
CINCO. Y sí, la historia de Los príncipes nubios es fascinante, fulgurante y muchos otros calificativos que se le pueden añadir, pero aún más importante es el modo, la manera, la forma en la que Juan Bonilla cuenta la peripecia de este salvador de personas que busca salvarse a sí mismo. Narrada en una primera persona llena de matices, de voces, trepidante y trepadora, la narración se teje en la mente del lector como una araña teje su tela en la esquina de un techo. Así, la forma hace el estilo, que está primero, que es la ganadora, la medalla de oro, y luego, segunda, medalla de plata, la trama o el argumento o como prefieran llamarlo.

SEIS. Original, ingeniosa, poderosa, con tintes de humor negro e irónicos en la estela de uno de sus escritores predilectos, Nabokov, ésta es una de esas novelas vampíricas, que te chupa la sangre y se queda recorriendo tus venas mientras y después de su lectura. El vampiro bebe sangre fresca de una virgen, el lector de este libro lee letra fresca que le desvirga.

Y es bueno que sea de esa forma, que permanezca, no podría ser de otro modo, porque todos estamos buscando la salvación, ese pertinente y complicado: Yo me salvo o Yo te salvo o Yo creo-quiero-sueño-imagino algo para la inmortalidad con la que salvarme.

SIETE. He comentado que ésta son muchas novelas, de redención, de reflexión, de aventura, de suspense, de amor… Y también, sí, afirmo, parece una novela americana donde pasan muchas cosas, donde la reflexión y la acción se mueven y se combinan con maestría.

OCHO. “Me dedicaba a salvar vidas.” Y desde esa oración uno rueda, sin freno, sin posibilidad de detenerse hasta un final que será un nuevo principio. E, incluso, cuando uno aparta sus ojos de la lectura de Los príncipes nubios durante unos minutos o unas horas, se continúa leyendo, con los pensamientos rodando por aquí y por allá y por todas partes, esperando que Juan Bonilla sufra otro empujón para narrar, da igual la historia, lo importante es ese empujón, ese interés, ese placer que nos acompaña en la lectura de sus libros.

Lo importante entonces no es otra cosa que lo que acciona a Bonilla a escribir, su salvación, la nuestra, la historia es lo de menos, pues él la hará de más.

Así, Yo me salvo mientras leo. Tú te salvas mientras escribes. Y al revés. Yo me salvo cuando escribo. Tú te salvas cuando lees.
PD del blogger: Migue, mándame una foto tuya asín, sexy, que mis chicas lectoras (son 2) sólo entran a este blog por si tú sales y ya he puesto dos veces la misma. (Cría cuervas...)

lunes, 22 de junio de 2009

Ensoñaciones Isaki Lacuesta

video

Dentro de cinco horas deberé estar despejado para empezar un curso-taller llamado Cineastas sin cámara que dirige uno de los creadores fílmicos más interesantes que actualmente andan en activo, el catalán Isaki Lacuesta. Entra dentro del programa del Málaga Cinema que ha enjaretado el nuevo director del Área de Cultura de Diputación y viejo amigo Juan Antonio Vigar. Además de haber sido seleccionado para recibir el curso, que culminará el jueves a las 18.30 con una masterclass de asistencia libre en el Centro Cultural Provincial de Ollerías, también colaboro a través de mi empresa, El Pez Doble, con la producción de un concierto incluido en el programa del Málaga Cinema: el que ofecerá el viernes a las 22.00 el fabuloso guitarrista neoyorquino Gary Lucas, miembro que fuera de los Captain Beefheart, coautor junto al malogrado Jeff Buckley del impresionante Grace, y uno de los mejores guitarristas eléctricos del mundo. Gary vendrá a ofrecer su perfomance en directo sobre la proyección del filme expresionista alemán El Golem. Ya lo llevamos el pasado noviembre a la Seminci de Valladolid con un éxito absoluto y dejó al público asombrado en la butaca.

Pero no andaba insomne para hablar de Gary, que ya lo haré mañana o pasado, sino de Isaki, uno de esos creadores que han hecho del cine una forma de vida y un continuo ejercicio de experimentación entre realidad y ficción, prosa y poesía, representación y realidad. Resulta que tras un día de desconexión con Miranda y Eva en una playa llena de limo o fitoplancton marrón me propuse repasar las dos pelis que había visto de Isaki -que áun no he podido ver La leyenda del tiempo- Cravan vs. Cravan y Variaciones Marker, para ir a tono y separarme del modo productor que estas semanas anda atrayendo casi toda mi energía. Y así andaba, ya en medianoche, viendo el making of del Cravan -documental sobre las fronteras entre realidad y ficción a partir de los esbozos que quedan de un personaje real que creó su propia leyenda, el poeta y boxeador francés Arthur Cravan (http://es.wikipedia.org/wiki/Arthur_Cravan)- cuando el sueño me atrapó sobre la banda sonora de Pascal Comelade hecha para el documental. Otra más: Pascal -e Isaki- era uno de mis objetivos desde hacía años para La Música contada, y precisamente su biografía en cómic hecha por el dibujante Max la había guardado en la estantería un par de horas antes. Y era, en fin, que en el making of andaba Isaki entre rodajes, hablando con sus actores sobre la película cuando una ensoñación profunda me cerró los ojos y me incluyó en el filme. Y así me vi en la película sobre la película en medio del making of, enterito hecho materail de extra de DVD. Allí estaba de pronto, algo asombrado, tras el fin del rodaje de al película en una fiesta hablando con Isaki y contestándole a su pregunta de y tú quién eres:

-Me llamo Héctor, pero aún no me conoces. Dentro de unos años me conocerás en un taller sobre cineastas sin cámara y me darás clase.

El Isaki de mi ensoñación era tan alto como Cravan o como el alter ego que usa en su película. Mayor que yo -ahí veo a Freud, vaya- y eso que es doce años más joven que yo y de complexión física parecida a mí. Tras la confesión transtemporal me invitó a una cerveza en un bar y seguimos hablando. Estaba muy pálido y por alguna extraña razón creyó en lo que le decía. Añadió algo así como que con aquella película pasaban cosas muy raras.

Ahí me desperté. Miranda dormía a mi lado y la peli ya estaba en sus créditos. He intentado dormir pero resultaba imposible. Debía escribir esto, me he dicho, mientras me preguntaba si Isaki se acordaría de la premonición que le dije siete años antes y ahora, de golpe, recuerdo dentro de un sueño.

PD 12 horas después: He llegado, aunque diez minutos tarde, al taller de Isaki. Me he sentado en primera fila mirándole con atención, no sólo interesado en lo que contaba o proyectaba, sino como esperando que me reconociera de alguna forma. Sea por las mínimas horas de sueño o por lo hipnótico de la sesión toda la mañana parecía continuacióndel sueño. He participado todo lo que he podido -eso es habitual, tímido para eso no soy- y me he ido a tomar café con él en el descanso. Le he contado todo y le he invitado a La Música Contada. Parecía reaccionar con la misma sensación habitual a este tipo de coincidencias. Recordaba algo de La Música Contada. había recibido mis mails alguna vez, sí. En el bar donde tomábamos café estaba trabajando la chica búlgura que hasta hace un año limpiaba en mi casa, Vania. Tras venir a saludarme con alegría se ha tropezado con el camarero que traía nuestros cafés y éstos han bañado a un caniche muy peladito que tenía sometido en el suelo con sus órdenes en un extraño idioma una no menos extraña cliente de rasgos asiáticos. A mi lado, ahora mismo, en la fotografía de un calendario de cine, Audrey Hepburn sostiene eternamente un perrito diminuto en su regazo. Durante la mañana he comprobado que Isaki era más alto de lo que recordaba. Durante el curso ha lanzado vídeos de Resnais, de Marker, de Leni Riefenstahl, de Jean Gabriel Periot, de Godard, de Len Lye, de Esfir Shub, de Vertov, de Einsestein, de Medvedkine... He estado esperando un fotograma perdido, donde reconocerme, como el Zelig transformado en nazi en la película de Woody Allen. No ha sucedido aún.

martes, 2 de junio de 2009

Crónicas MálagaFritas II: Gastmans

Se llama Álvaro. De apellido Gastmans. Es medio belga medio malagueño. Tiene alrededor de los 30. Estudió derecho, pero no ejerce. Ha sido líder o miembro de varias bandas locales hasta que, por fin, se ha decidio a liderar un proyecto menos punk o mod y se ha tirado al barro de ser un neochanssoniere glamouroso y distante de la mano de Conde, el compositor, músico, arreglista y productor musical pop menos reconocido y más prolífico y brilante de la escena andaluza. Gastmans canta, toca el piano, compone, toca el bajo y es dibujante de cómics e ilustrador. Suyas son las ilustraciones para el cartel de MálagaFrita. Es uno de los miembros del proyecto colectivo MálagaFrita y tocará en el I Festival Málagafrita en el Teatro Cánovas (21.00 horas 5 euros) el día 12 de junio junto a Caradefuego.

Aquí os dejo un clip de una de las canciones de su primer disco Nouvelles du grand possible, editado por Dress excess records. El clip es de Alfredo López.

Aquí un vídeo suyo:

domingo, 31 de mayo de 2009

Previas MálagaFritas1. Hoy: La Maleta, de Alfredo López


Director, realizador, cámara y guionista, de cine y televisión, Alfredo López nació en Madrid (1975) pero se ha criado en Málaga y desde niño leva el cine entre ceja y ceja. Totalmente autodidacta, empieza a hacer cortos desde los 9 años, con el tomavistas de su padre usando como actores a los palillos de la ropa, perfectos soldados para sus batallas. Ha realizado, desde principios del 2000, varios trabajos en cortometrajes y vídeoclips en diferentes formatos, acaparando numerosos premios en su trayectoria. Recientemente, su corto La maleta fue premiado con el primer premio en el Youtube Intel Film, que le permitió participar en el Festival Internacional de Cine de Venecia. Es asimismo creador de la primera serie de ficción online internacional que se hace en Málaga. Así, ha dirigido a distancia, a través del programa Skype, la serie para Internet American Ruse con actores en Pekín, Osaka, Gijón y Madrid, y la trilogía El cobrador del gas de las casas encantadas de la Republica China, premiada en el último Jameson-Notodofilmfest y emitido en TVE 2. Bajo esa misma técnica prepara un videoclip para el grupo de moda francés Housses de Racket. Actualmente dirige la serie Bicho malo para Neox-Antena 3 y ultima la producción del documental Fosforito, sobre el gran cantaor flamenco. Ha realizado numeroso clips para grupos como Gastmans, Caradefuego, Thalia B., Santos de Goma, Addictive Larsen, Elphomega o Hablando en Plata. El último vídeo del grupo de hiphop malagueño, El castigo de los débiles, ha sido un éxito absoluto de descargas –nº1 en MTV, Canal Fiesta y Sol Música- y será proyectado en MálagaFrita. (http://www.myspace.com/eurotrashfilms).


Crónicas malagafritas I: hoy, cómo fue y La maleta de Alfredo López.


video

La maleta, de Alfredo López. Actúan el Chuky y el Zurita. Se grabó en el bar que tenía entonces el Chuky, La Cochera. Fue, tal y como ellos dicen, una paranoia que grabamos del tirón cuando cerramos el bar. Con esa paranoia improvisada fue premiado con el primer premio en el Youtube Intel Film, que le permitió participar en el Festival Internacional de Cine de Venecia. Alfredo, cineasta, es uno de los creadores que participan en el I Festival Málaga Frita.

El Cenachero Enmascarado. Detrás de MálagaFrita hay superhéroes de misteriosa y anónima identidad.

En apenas 11 días ya veremos los primeros pasos de MálagaFrita, un nuevo proyecto que capitaneo y donde hay mucha gente embarcada. Y más que ojalá se vaya embarcando. Meter a mucha gente en un mismo barco suele ser complicado. Y más si el barco aún se está construyendo y no se sabe bien cuál será la ruta. Para que entren tripulación y pasajeros deben hacerlo sin perder su capacidad de decidir dónde y hasta cuándo, cómo y de qué manera estar y a la vez comprometerse con ello. Tratándose de artistas, de creadores, resulta aún más complicado. Pero sin ninguna duda es mucho más estimulante. El equilibrio entre el esfuerzo y el bien común colectivo y la búsqueda individual de modos expresivos y reconocimiento exclusivo deben mantener siempre un frágil equilibrio. Todo creador debe ser algo iconoclasta para serlo de veras. Pero a la vez debe intentar dejar claro en nombre de qué o quiénes está hablando, empezando por dejar lugar y voz a todos los que nos pueblan, callan, mutan, mueren, crecen a cada rato. Vanidad, compromiso, generosidad, entusiasmo, independencia, autenticidad, voluntad, trabajo, libertad de expresión, son muchos ítems a tener en cuenta en el trabajo artítico y en su difusión. Hoy hacer y estar empiezan a ser casi la misma cosa. Pero aún no son la misma cosa. Hay que currarse la visualización de forma trasversal. Y hay que desplegar la aritmética del apoyo de manera constante. Lo cierto es que esto, este MálagaFrita cada vez se parece más a un proyecto colectivo. Y eso pone. De hecho, es lo único que pone. Para eso se está aquí. Si no se generan redes e intercambios; si no se gana conocimiento, reconocimiento, estímulos y cambios, si no se aprende y se comparte ¿para qué todo esto?

(Multi) Conde, superstar, en un concierto de Santos de Goma.

Desde hace muchos años que formo parte de los mundillos relacionados con la creación, la expresión artística y la comunicación. Ya contaré mi historia en otro momento. Estábamos con este I Festival MálagaFrita que tendrá lugar en el Teatro Cánovas del 11 al 14 de junio, donde cada actuación incluye 2 grupos musicales, shows y minimonólogos teatrales, proyección de pieza audiovisual y miniclips, así como la posibilidad de llevarse un sampler en cedé de los grupos y un cartuchito de chanquetes búlgaros. Es proyecto de mi empresa, El Pez Doble, y cuenta con el auspicio de la Consejería de Cultura de la Junta. Echan una mano económica también los del Proyecto Lunar de la Consejería de Innovación de la Junta con la cartelería. Y ya os puedo mostrar el cartel:


Lo han diseñado Nacho Gabrielli y Álvaro Gastmans. Éste los dibus, Nacho el diseño y el logo. Yo les di la idea de usar al gordo de la Victoria.


De la primera piedra hacen ya dos años y mes y medio. La primera reunión fue en mi casa, el sábado 7 de abril, sábado de Gloria entonces. Convoqué a la peña tras la mecha que encendió María Rayo tras el primer concierto que dieron Santos de Goma, y que les organicé, en la Sala Gades que entonces era del Teatro Cervantes. Después dle concierto salimos con subidón. Allí estaban los Caradefuego, los Santos... (dicho así, parecen estrellas del wrestling), Javi Ojeda, Ricardo Teixidó... Les escribí un mail convocándolos días después. María, mientras tanto, animaba y estimulaba desde los correos electrónicos, lanzando ideas e invitándome a coger el timón. En él decía: "Como ya os he dicho en los anteriores mails fui bastante más prolijo y explícito con el tema de nuestra fiestecilla/conspiración pero tampoco hace tanta falta. Ya sabréis algunos por Pepe Trueno o María Rayo o por mí mismo de qué va esto: posibilidad de montar una gira promocional de varios grupos musicales de aquí que andan en madurez (hablamos de pop y aledaños) juanto a otros artistas/profesionales malagueños de la imagen, la palabra, la promopción, la gestión, lo audiovisual llevando todo eso fuera de la ciudad y sobre todo por Europa. The Faralae Power pop Expedition, Moragaspop, The Farola Ambassador's, The Moraga Messengers, o The Never Starting Picassians Tour... Ya veremos cómo le ponemos a la niña. Vamos a intercambiar ideas y ver si podemos aprovechar recursos unos de otros. El objetivo: montar algo. ¿Que no cuaja? Hemos pasado un día a gusto. Del intercambio salen muchas cosas guapas, no sólo el sida y los piojos". Comimos en Casa Diego. Allí estaban Thalia, Alfredo López, Conde, Álvaro Gastmans, Salva Molero de FileTones, Meike, el periodista Antonio Sánchez, que ahora es el responsable de prensa del Teatro Cervantes y que casi todos conocimos de su época como redactor de cultura en La Opinión, una amiga suya, que era AR de la Warner y de la que ahora mismo no recuerdo (¡perdón!) su nombre y mi hijo Duende. Duende y Alfredo se cayeron bien, eso lo recuerdo. Aquí están las pruebas gráficas:

Y mañana, más.

sábado, 30 de mayo de 2009

Catálogo de novedades ACME

video
La canción es "Eugene" de Andrew Bird. La animación de John Kuramoto. Los dibujos de Chris Ware.

Acaba de salir editado por Mondadori en una edición exquisita y soberbiamente traducida por mis amigas María Eloy-García y Rocío de la Maya el catálogo de Novedades ACME de uno de los genios más torturados y torturantes del mundo del cómic, Chris Ware. Me enteré por la página de mi admirada María-Eloy, poeta con habilidades performáticas y plena en su capacidad de combinar inteligencia e histrionismo (http://mariaeloy.blogspot.com/2009/05/hablemos-de-ware.html). Así que corrí a hacerme con mi dosis. Joder, que una editorial como Mondadori se decida a sacar cómics y, encima la edición sea propia de un libro de artista, es para celebrarlo, al menos entre la caterva de cuarentones entre la que me incluyo que tuvieron que leer tebeos bajo el gesto de conmiseración de los adultos de entonces que consideraban que te reblandecían el cerebro, de la misma manera que hoy los adultos consideran que el videojuego idotiza indefectiblemente a cualquier chaval que lo usa sin mueca de desprecio.





Pero es que Ware (http://es.wikipedia.org/wiki/Chris_Ware) es de todo menos alguien capacitado para reblandecerte el cerebro, más bien lo contrario, una especie de espeleólogo de automiserias disfrazado de línea clara altamente dispuesto a freírte el bienestar con muñequitos perfectamente trazados mientras tú te asombras con lo mal que puede llegar a hacerte sentir. En este catálogo de novedades ACME, Ware, tal y como antes había hecho en el fabuloso Jimmy Corrigan, el niño más listo del mundo, otra joya deliciosamente editada, esta vez por Planeta, te exige como lector una implicación física y emocional para la que sólo estamos capacitados cuando somos aún niños o adolescentes. Sus personajes son ruines, crueles, mezquinos, ignorantes, cretinos, borderlines y, aun así deliciosamente dibujados con todos los recursos más simples de la expresión artística, eso sí, con un nivel de precisión que denota la personalidad maniática y perfeccionista del autor. Colores planos, líneas definidas, círculos y líneas rectas trazan personajes que acaban siendo una suerte de clicks de Famobil o muñequitos de Lego actuando en una película gore o de porno zoofílico.

Ésta es María Eloy-García.

Ware convierte en mundo único posible un universo personal y onírico derivado de las viejas revistas llenas de anuncios insólitos del tipo "haga crecer el pelo de su calva con nuestro maravilloso producto" o "aprenda ua profesión de futuro en 15 días con nuestro método único". Sus simulaciones de esas páginas de anuncios llenas de letrillas minúsculas -por ahí radica una de las exigencias físicas que Ware impone al lector que busca penetrar en sus historietas, impidiéndole materialmente leer uno de sus cómics pensando en otra cosa que no sean las múltiples capas de lectura y las cargas de mala leche que pueblan cada palabra y cada rinconcito de su edidiciones- son manifiestos políticosociales antisistema usando las apariencias que el sistema capitalista utiliza para entontecernos y entretenernos.




Debe ser un tipo muy difícil este Ware. Su mjer revelaba en alguna ocasión lo complicado que es convivir con un tipo tan obsesionado por la perfección y por voluntad de decir y expresar exactamente lo que desea y cómo a su vez le conmovía en lo más profundo esa lucha titánica de creador con sus demonios interiores, esa voluntad de ser honesto admitiendo todos los venenos originales que poblaron su personalidad desde la infancia.


Desde hace unos meses estoy disfrutando el placer de actuar como psicopompo iniciático para Miranda en el mundo del cómic, ahorrándole caminos que no llevan a ninguna parte y llevándole directamente a piezas maestras y fuentes originales. Verla disfrutar con ello y consultarme luego pidiendo un "¿y qué leo ahora?" es algo que me hace sentirme acompañado y tremendamente útil. Cuando compré el ACME, ella me preguntó si debía empezar por ese libro y le recomendé que antes lo hiera con el Jimmy Corrigan. Una semana después no para de decirme lo depresivo que le resulta sin dejar de admirar la perfección y honestidad de su propuesta. A mí, el ACME me está revelando, entre otras cosas que ya tengo vista cansada y me obliga a quitarme una y otra vez las gafas y a ponérmelas, a no dejar ningún rincón del libro, ni sus fajillas siquiera sin hurgar, tal y como hacía de niño con los cajones llenos de libros y juguetes antiguos de casa de mis abuelos.



No voy a insitir más. Ante Ware hay que rendirse. Rendirse ante su reutilización de recursos estéticos y representativos de la historia del cómic y la historia del arte. Rendirse ante su propia rendición al esto es lo que hay detrás de la máscara, esto es realmente Matrix. Es como el Lynch que va señalando capas subterráneas de suciedad y crueldad de pesadilla bajo la aparente felicidad del american dream de los anuncios y las ilustraciones de Norman Rockwell. Big Tex, Quimby the Mouse (que es casi la venganza y el triunfo del ratón Ignacio de Krazy Kat), Jimmy Corrigan, Rocket Sam, Rusty Brown o Frank Phosphate son algunos de los personajes de las tiras que guarda y compila este fabuloso volumen. Como todo arte grande, el de Ware no permite que nadie se fíe de sus apariencias. Te exige, naturalmente, dedicación plena, que te olvides de la fastfood culture. Pero eso ya presupone a un autor que no te toma por imbécil. ¿O sí?


miércoles, 13 de mayo de 2009

Pepo salta a la ficción

Pepo Pérez charlando en una cena de La Música Contada. Carlos Miranda escucha.

Pepo Pérez (http://www.pepoperez.com/) es uno de los más eruditos seres que he encontrado en mi vida y, posiblemente, una de las personas que más sabe de cómic y arte popular del mundo. Alguien que sabe trascender del datismo friki y que aplica concienzudamente principios científicos a sus investigaciones, opiniones y aseveraciones. Lo conocí una vez por nuestro común amigo Carlos Miranda -Cake, Carlitos, artista, teórico del arte y profesor en la Facultad de Bellas artes de Málaga- a quien alguna vez posteé al principio del blog como Mirandita der Perché, toda vez que le logré un robado en el Orellana donde parecía la mismita reencarnación der Camarón Shico, manque argo gachó. Habíamos coincidido alguna vez que otra en mis Músicas contadas y en alguna terraza y habíamos intercambiado charla.


Autorretrato de Pepo como Spiderman.

La conversación de Pepo es inteligente e inagotable. Puede estar hablando horas de un fotograma o una viñeta sin decir tonterías ni obviedades. A pesar de su verbofagia, que comparto, aunque intente quitarme de vez en cuando, tengo a Pepo por un tipo tímido. Creo que los habladores somos así no sólo porque nos guste escucharnos, que algo de eso habrá o asío lo dicen los freudianos de café con otras palabras y demás osis, sino porque de esa manera evitamos el silencio, el vacío de ser y, sobre todo, que nos interpelen con algo que nos saque los colores. Pepo, al contrario que yo, que soy un tipo disperso y poco dado a sistematizaciones concienzudas, es un enciclopédico ilustrado, además de un creador, divulgador, y crítico de cómics importantísimo. Sus blogs con C de arte (http://concdearte.blogspot.com/) y Es muy de cómic (http://pepoperez.blogspot.com/), son auténticas delicias, además de tener la virtud de estar trabajados con enorme rigor y constancia. Tuve la fortuna de compartir charlas con él y otros amigos etiqueta negra el día que Max vino a La Música Contada. Acabamos cenando en un restaurante de Málaga, por La Malagueta, una suerte de sador argentino dode el dueño, para postre te canta en el cogote canciones del folclore sudamericano, con voz de tanguero grave y arrastrado, algo que todos los parroquianos celebraban muchísisimo pero que a nostros nos indigestó el churrasco. Porque eso de ver cómo te vibra la nuca con Sapo cancionero o Zamba de mi esperanza mientras nos echaban todos una mirada de "cómoesposiblequeestostiposnosecallenysearrobenconmisonysiganhablandodetebeos" no es agradable, no. Eso fue la primera noche. La segunda, en el Mesón Mariano, ya nadie nos cantó y Pepo demostró como entre tdoos los Demóstenes del lugar, nadie le echaba la pata. Fotos hay que dan fe de ello.

Juan Pablo Gordillo (dueño de En Portada Cómics), Alvaro Gastmans y Conde siguen escuchando a Pepo.

Y Max, y Miranda, y Vicente y Nacho Gabrielli. Pepo es como Cristo cuando coge el hilo.


También dio fe de ello en mi última fiesta de cumpleñaos. Bueno, mía y de Miranda, donde acudió con Carlos, Cake, y durante cinco horas sólo dejaron de hablar para comer un poco de carne con mojo picón que habían hecho entre Victoria y Eva. Creo que se lo pasaron bien, pero supongo que no hubiera importado mucho el entorno porque su fiesta estuvo en las palabras e ideas que intercambiaban. Le gustó mi casa, eso sí, que no la conocía. Y me regaló el libro de Michio Kaku, Física de lo imposible, donde el físico yanquinipón revisa desde el punto de vista de la ciencia todos los conceptos y descubrimientos que aparecen en las obras de ciencia ficción de hoy bajo la luz de su posibilidad científica. Una forma amena de saber a dónde vamos tecnológica y científicamente hablando.


Max en la Música Contada. ¡Qué bien estuvo el maestro!


Pero este post venía a cuento de una pequeña anécdota de ayer. Pepo, como yo y todos los lectores de cómics de fantaciencia y superhéroes, está muy familizarizado con todo ese universo de imposibles lleno de dimensiones paralelas, viajes en el tiempo, enfrentamientos con tu doble temporal, sincronías y superpoderes habituales de las historietas y la literatura de ciencia-ficción -las pelis copian, ojo- que ahora la ciencia y las industrias de entretenimiento masivo empiezan a llevar a un terreno común. Ayer nos encontramos por la calle. Iba yo con mi hijo por el centro de Málaga camino de la Autoescuela donde le apunté para que se sacara el carné de conducir caundo lo vi andando delante nuestra. Al llamarle sus ojos se asombraron:

-Hola, tío. ¡Joder! No te lo vas a creer. Acabo de entrar en tu blog y ver el post de tu hijo. Y ahora apareces tú por aquí. Es como si la metarrealidad se hubiese materializado (o algo así dijo, que no tengo la memoria de Truman Capote para recordar textualmente todas las citas).
Era la sincronía universal. Y era algo muy de cómic. Entiéndanme. Eso pasa continuamente. Pero yo quería tener una excusa para hablar de Pepo e invitarles a que entren en su blog y se pierdan allí. A que lean alguna de sus dos entregas de El Vecino (Astiberri) (http://www.astiberri.com/elvecino/) y a que conozcan a este sabio a través de sus artículos y colaboraciones en prensa (Rock de Lux, El Periódico de Catalunya...) y de sus posts diarios en el blog.
Ayer pensé que quién era personaje en la ficción de quién. Probablemente ambos lo seamos en la de cada cual. Yo creo saber cuáles son los roles que ocupamos cada cual en mi propia ficción. Él sabrá los suyos. Ahora me pregunto si Pérez me está escribiendo o yo lo inventé a el. Probablemente haya un Alan Moore por ahí escribiéndonos a ambos. Podría decirme si mi hijo, al final, acaba sacándose el carné a la primera -que vaya pastón que cuesta- y si va a seguir estudiando como dice ahora. En este momento, me preocupa más que saber cuánto costará la factura de teletransporte en el siglo XXII.